Kokoro, donde el sentimiento se une a la esencia

La obra plástica y literaria de dos pintoras, Ana Soler Fernández y Yano Yoro, y una poeta, Francisca García Jáñez, conforman esta exposición centrada en el mundo oriental femenino como un diario emocional donde mente, cuerpo y espíritu (Kokoro) se funden para celebrar la vida. Las imágenes, acompañadas de haikus, nos muestran estados de ánimo donde reina, sin previo aviso, la felicidad transformada en quietud, contemplación, reconocimiento, fluido, esencia.

Ana Soler Fernández presenta unas geishas reservadas y a la vez llenas de felicidad transformada en quietud, contemplación y reconocimiento. Todas ellas desprenden emotividad y, al mismo tiempo, vitalidad. Los cuadros están pintados con tinta china y agua sobre papel de algodón cien por cien natural. En todos ellos el movimiento es libre y espontáneo. La tinta, que fluye y se esparce unas veces de forma controlada y otras al azar, crea sugerentes veladuras.

Yano Yoro nos deleita con una serie de mujeres niponas que respiran plenitud amorosa. Como sumidas en una sutil levedad, parecen sobrevolar un mundo celestial para aterrizar en un universo corporal lleno de ligereza que las sumerge en un ensueño de disfrute amoroso. Son reproducciones realizadas con la técnica sumi-e, en papel de arroz y tinta, manipuladas con ordenador y estampadas mediante impresión digital de alta calidad en papel de algodón cien por cien natural.

Francisca García Jáñez acompaña los cuadros de las dos pintoras con delicados haikus que complementan literariamente el espíritu nipón de la exposición. Poemas que incitan a la reflexión y que han ido surgiendo al contemplar cada mirada, cada gesto y cada movimiento. Signos lingüísticos asociados a estados de ánimo. Letras y pensamientos que fluyen en segundos y que resuenan y destilan belleza e intimidad.
FOTO DESTACADA

Share Button